Somos de tribus diferentes


Pincha aquí

¿Qué practicas todos los días? Y con esto me refiero a una acción concreta, una emoción concreta y un pensamiento concreto. Cual es tu estado emocional mas frecuente durante el día, o el pensamiento que te acompaña durante la mayor parte de tiempo, ¿es carente o abundante? Esto es muy importante porque somos parte de una unidad, y nos hacemos expertos de lo que realizamos con mayor frecuencia. Nos convertimos en los mejores de lo que practicamos todos los días.

El modelo BioPsicoSocial de nuestra sexualidad, que influye y aborda nuestras relaciones desde los diferentes aspectos que somos, nos ayuda a comprendernos como una unidad indivisible, dinámica, irrepetible y moldeable. Viéndolo así, seguro que seríamos más amorosos con nosotros mismos y menos exigentes.

Somos un cúmulo de experiencias de vida, repletas de emociones, creencias, y procesos físicos que nos condicionan. Procesos que necesitamos comunicar y compartir con otros.  Ahora sumamos la “consciencia de Ruta”, una consciencia que nos habla de una unidad en la que sabemos que al ir todos en una misma carretera de vida, lo que experimentamos, nos influye y afecta a todos, aun sin conocernos.

Nuestros hábitos marcan la diferencia, el autoconocimiento y consciencia de esos hábitos son nuestra brújula en carretera.

La calidad de nuestros pensamientos, van a generar emociones, las que nos moverán a realizar acciones determinadas, y estas acciones son las que van a conformar nuestra realidad.

Como ves, nada es azar, y somos mas responsables de lo que imaginas de todo cuanto nos acontece. Aunque “no dependa del todo de nosotros” verás como sí. Por una cuestión de atracción.

Nuestras creencias, pueden potenciarnos o limitarnos. Cuando nos gana el miedo, nos limitamos e inmovilizamos de manera que podemos acabar enfermándonos por el bloqueo que nos provoca. Cuando estas creencias nos potencian, nos alientan a trascender las dificultades que se nos presentan en el camino. Algo así como el 80% que depende exclusivamente de nosotros, frente a ese 20% que no controlamos, ni podemos manejar. Lo importante es la actitud, no las circunstancias. En realidad, lo importante es saber quiénes somos, cómo somos, para poder potenciarnos siempre.

Y te preguntarás, que tiene que ver esto con una relación sexual o de pareja, pues conocer nuestras emociones es fundamental, para ser dueños de nosotros mismos, conocer nuestras creencias, chequearlas y actualizarlas, es fundamental cuando nos relacionamos con otro. ¿Cuántas veces has perdido la oportunidad de ser feliz, o de experimentar relaciones saludables por sentimientos de culpa, rechazo a uno mismo, celos, o insatisfacción? ¿Cuántas veces has entablado relaciones en las que, la violencia es la manera de abordar las dificultades propias de la convivencia?

“Somos de tribus diferentes” me dijeron una vez, y me pareció muy hermoso, además, de muy coloquial. Por eso, conocernos es importante, la capacidad de escuchar y empatizar con el otro es fundamental.

El autoconocimiento y la autoaceptación, implica responsabilidad, tener las riendas de tu vida y la comprensión de la UNIDAD. Las partes implican división, y la división fuera es el reflejo de una división dentro de nosotros, que se traduce en la carretera oscura y pedregosa de la que muchas veces hablamos en nuestra Ruta.

No es un tormento la oscuridad en el camino, es la posibilidad de trascendernos y de encontrar el camino de regreso a casa.

Taty Méndez.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito

Últimas publicaciones de Facebook

Facebook Pagelike Widget

¡Escúchanos donde vayas!


Últimas publicaciones de instagram

Síguenos y deja tu Me gusta