El Mundo de Bambi: Animales como comida, la granja industrial

Animales como comida, la granja industrial. 

Son explotaciones dedicadas al mantenimiento y aprovechamiento de productos alimenticios animales como la carne, leche y huevos.

Las granjas industriales son conocidas como “establos de hierro”. El objetivo que tienen las granjas industriales de agricultura moderna es producir la mayor cantidad de carne, leche y huevos, de la forma más rápida y económica, y en la menor cantidad de espacio posible.

Se los priva de su libertad, enjaulados en espacios diminutos donde muchas veces no pueden ni girarse. Son alimentados con hormonas de crecimiento para acelerar su crecimiento y engordarlos. Se les mantiene con vida gracias a la cantidad de antibióticos y drogas que se le dan. Se les altera genéticamente para finalmente poder sacarles el mayor provecho. 

El amontonamiento es la principal causa de enfermedades. Para mantener a los animales en un estado “saludable” se les rocía toda clase de antibióticos y pesticidas. Todo aquello pasa a los seres humanos cuando nos comemos estos animales contaminados, causando severas enfermedades.

Los animales que viven en estas condiciones son víctimas de una brutalidad inimaginable, confinamiento extremo, mutilaciones brutales y una muerte sangrienta y violenta.

Estos animales casi no tienen protecciones legales en muchos países.

En Estados unidos, la ley de Métodos Humanitarios de Sacrificio deja sin protección a un 95% de los animales criados y asesinados para comida. Algunas prácticas abusivas que se llevan cabo en granjas industriales y no se castigan son golpear, considerado como una forma de eutanasia por parte de la industria y es completamente legal. El corte de la cola, esto sí siendo ilegal en algunos estados pero no en todos. El corte de los cuernos, procedimiento que se realiza sin anestesia. El corte del pico. La castración de los cerditos recién nacidos. La trituración de pollitos macho con pocas horas de edad.

El famoso confinamiento extremo. Y no menos importante la destrucción de familias, que causa mucho estrés a los animales. Estos actos legales desgarradores muestran cero respeto en las granjas industriales hacia los animales. 

A nivel de la UEE, el comercio internacional de productos cárnicos está frenando el progreso en la legislación de bienestar animal , porque los estándares de bienestar animal son más bajos en algunos países que en otros.

Además de esto, existe una falta generalizada de aplicación de la legislación vigente sobre bienestar animal dentro de la UE, con ejemplos de patentes que son la directiva sobre cerdos y el reglamento de transporte, pero también se identifican serios problemas para hacer cumplir la directiva de pollos de engorde y para proteger a los animales en el  momento de matanza.

Necesitamos hacernos conscientes de esta situación ya que, como nos dice la fundación de igualdad animal, el peor maltrato animal conocido se produce en las granjas y mataderos. En la página web de esta fundación podrán encontrar un reportaje llamado “Fábricas de Carne” sobre la crueldad del crecimiento rápido que sufren los pollos. Nos muestran una de las muchas atrocidades que ocurren a diario. Tenemos que dejar de apoyar esta industria para que los crímenes que ahí se ejecutan dejen de suceder.  

Jeremy Coller, un reputado inversor londinense, nos da otra perspectiva de este asunto acudiendo a las razones económicas por las cuales el modelo de producción industrial de alimentos es simplemente poco rentable o contraproducente.  La firma de Coller llevó a cabo un informe titulado “Factory Farming: Assessing Investment Risk” donde se expone los riesgos de poner dinero en este sector debido al poco futuro que tiene. El principal motivo, aunque no el único es el medio ambiente, ya que las fábricas industriales contaminan tanto mundialmente que sobrepasan aquella del transporte. Siendo el 14% de las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de esta industria. Los otros motivos que exponen son la utilización masiva de antibióticos en los animales que contribuye a la progresiva y alarmante inmunización a la que nos estamos sometiendo, el alto consumo de recursos que produce la carencia de tierra cultivable y reservas o fuentes de agua dulce. 

Las condiciones en las que viven estos animales, como son el hacinamiento, hace que se propaguen virus como el N1H1, cuya rápida extensión en 2009 provocó que la Organización Mundial de la Salud declarara el estado de pandemia mundial. Otras enfermedades, desde la transmisión de la bacteria E. coli hasta la salmonela o el síndrome de las vacas locas, también son atribuibles a las explotaciones ganaderas industriales. 

Nosotros los consumidores, jugamos un rol importantísimo, depende de nosotros la demanda y la producción de productos alimenticios (carne, leche y huevos). Tomemos decisiones estando bien informados. Compremos de manera consciente. Y con esto nos despedimos por hoy, gracias por escuchar y leernos, esperamos que pronto el mundo sea un mundo más libre y justo para todos los que habitamos en él.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito

Últimas publicaciones de Facebook

Facebook Pagelike Widget

¡Escúchanos donde vayas!


Últimas publicaciones de instagram

Síguenos y deja tu Me gusta