Relato Erótico: “Sueños Húmedos”

Se acerca la noche y me asomo a la ventana. Ante mis ojos, la luna llena despierta mis recuerdos y mis sentidos, y un escalofrío recorre mi piel que con ansia reclama tus caricias.
No estás aquí, y aún así me dispongo al ritual como cada día, esperándote. Frente al espejo, desnuda, acaricio cada centímetro de mi cuerpo, como si fueran tus manos, y no las mías. Me excito de solo pensarlo. Agarro el frasco de aceites que tu me regalaste, y que con sus intentos aromas orientales rociabas cada rincón de mi piel. Lo vuelco en mis manos, para después, subiendo a lo largo de mis brazos, alcanzar mis senos, los acaricio y el deseo se hace inmediato.
Anhelando tu cuerpo, aspiro profundamente y todo mi cerebro se llena de tu olor. Siento la necesidad imperiosa de seguir bajando, acercándome cada vez más a mi sexo palpitante de tu miembro, como si un pedazo de mi carne me faltara. Pero quiero ir más despacio, aún a pesar de la premura de mi excitación.
De repente apareces ante mí, como si de un milagro se tratara; Dios mío, no lo puedo creer, puedo acariciar tu cuerpo, sentirlo, y arañándolo en espera de escuchar tus quejidos para así hacerte presente, recorrer con mi boca, mi lengua y mis besos, cada recoveco de tí. Provocando tu deseo, tus gemidos, la erección de tu sexo, y cada poro de tu piel reclamándome. Tu miembro erecto busca locamente mi hendidura, pero no, no es momento todavía. Te miro a los ojos y me miras desconcertado, apasionado, sin saber que hacer. Bajo la mirada, rozo tus labios con mis dedos, y los introduzco en tu boca, con la intención de acallar tus palabras, mientras desciendo buscando sedienta como calmar mi sed. Ya estoy cerca, lo se; mi boca también, y comienzo a ensalivar como si de un dulce manjar fuera a disfrutar inmediatamente. Y ahora sí, tu sexo se encuentra con mi boca anhelante. Entre sorprendido y satisfecho no puedes evitar gritar; sí, sí, sí mi amor, devórame entero, y saca de mí las mieles de mis adentros.
Ohhhhhh, cielo trágame. Tras unos minutos que cada vez se me hacen más eternos saboreandote, se apodera de mí la lujuria, y la necesidad imperante de rogarte, de implorarte; por favor, fóllame, entra dentro de mi y poséeme, vaciate en mí, y llenando mi alma de tí. Obedeciendo mi deseo, mirándome con tus ojos ardientes y suplicantes, me conduces al éxtasis contigo, y entre suspiros de goce perpetuo, exhalamos las delicias de toda la tensión acumulada, hasta alcanzar el momento culminante del clímax juntos, otra vez.
Y ahora despierto, y tú no estás. Hace tiempo que te fuiste para nunca volver. Pero me quedan mis sueños para sentirte cada noche, una y otra vez.

 

Autora: Brighid de Fez (Sabvia Brighid)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito

Últimas publicaciones de Facebook

Facebook Pagelike Widget

¡Escúchanos donde vayas!


Últimas publicaciones de instagram

Síguenos y deja tu Me gusta